Exhibicionismo en el andén del metro Opera

Una amiga y yo estábamos esperando al metro un viernes por la noche antes de las 12 cuando ella vio que un hombre tenía el pene fuera y que se estaba tocando.

Justo en ese momento llegó el metro y entramos al vagón. El hombre entró al mismo vagón que nosotras, así que saqué mi móvil y lo apunté hacía él de una manera muy obvia. Como resultado él no hizo nada más, pero le saqué una foto igual.

Yo bajé en la siguiente parada y mi amiga no, así que ella cambió de vagón. Fui directamente a la taquilla de la estación con la foto del hombre y expliqué lo que había pasado. El empleado fue genial porque lo tomó muy en serio y llamó a otra estación unas paradas más adelante.

Mi amiga los vio entrar en el vagón y hablar con el hombre, pero no vio más de lo que pasó.

Después de esta experiencia y otra este fin de semana donde una amiga mía se puso a grabar un acosador me he dado cuenta que es una respuesta muy potente porque los acosadores creen que les estás sacando un vídeo.

This post is also available in: Inglés