Miedo en la noche

Ayer viernes quedé con una amiga en el Prado de San Sebastián, en Sevilla. Posteriormente cuando decidimos dónde cenar empezamos a caminar por la avenida y un hombre se nos acercó sacando la lengua y tocándose el miembro.

En ese momento , le cogí de la mano a mi amiga y nos dimos media vuelta con un miedo en el cuerpo que no se nos quitó hasta al día siguiente.
Para concluir quisiera decir que no nos tenemos que callar , que denunciemos todo esto , el acoso en general.