Si no nos defendemos nosotras, ¿quién nos defenderá?

Digo esto y hoy me atrevo a contarlo y desahogarme con todas vosotras, chicas.

Hasta hace poco fueron las fiestas de Alcalá de Henares, una de las fiestas más conocidas y a las que va mucha gente. Como siempre todos los años todo el mundo se junta en la ”juve” para beber, estar con amigos y pasarlo bien.

El caso es que yo estaba con mis dos amigas tranquilamente tomándome una copa, decidimos entrar al recinto ferial y concretamente entramos en una de las peñas más famosas y más llenas de gente. Estábamos pasándolo bien, bailando y a gusto, hasta que un grupo de cinco tíos se acercaron a nosotras. Nos hablaron y nos invitaron a bailar con ellos, a lo que dijimos que no, y desde ese momento comenzaron los arrimes, las miradas intimidatorias.

Nosotras seguimos en el mismo lugar ya que no nos íbamos a ir, no tenemos porqué, no estábamos haciendo nada malo. Los chicos se acercaron y nos manosearon, nos insultaron, que si guarra, puta, calientapollas, bailas como una guarra, etc.

Salimos de esa peña empujando a uno de esos chicos, uno de los cuales me tocó el culo. Nos siguieron a la siguiente peña que fuimos, y volvieron a hacer lo mismo: acercarse, arrimarse de mala manera, tocarnos y manosearnos. A pesar de que había muchas chicas a nuestro lado que lo estaban viendo y nosotras apartándonos no hicieron nada, y tampoco los chicos que había también al lado.

CHICAS, POR FAVOR, HAY QUE AYUDARNOS ENTRE NOSOTRAS. SOMOS FUERTES. CHICAS Y CHICOS HAY QUE AYUDARSE Y FRENAR ESTO.

Para colmo, decidí meterle un buen empujón a uno de los chicos y textualmente le dije : ”como me vuelvas a tocar llamo a la policía, hijo de puta” (único insulto y amago que hice por defenderme) a lo cual se rió con sus amigos, nos comenzó a insultar de nuevo y nos echaron de la peña.

Nosotras estábamos cansadas y asustadas, así que fuimos a decírselo a uno de los policías locales que estaban a la entrada del recinto ferial. Les contamos todo lo ocurrido a lo que respondieron palabras textuales: ‘¿Os han robado? ¿Os han violado? ¿Os han pegado?’ y respondimos que NO. Entonces dijeron los policías: ”Entonces aquí no ha pasado nada”

Yo no puedo ni me lo podía creer. Que me toquen sin mi consentimiento, me manoseen, me empujen, que me soben y que me insulten, que me persigan… ¿NO ES MOTIVO SUFICIENTE PARA PONER FRENO A LA SITUACIÓN, SEÑOR POLICÍA??

No entiendo nada.

Estoy cansada de vivir día a día con situaciones de este tipo ya sean abusos verbales, manoseos o simplemente miradas…ESTAMOS CANSADAS. ¡¡BASTA YA!!