Miré. Era un tío haciéndose una paja

Me pasó hace dos semanas como mucho. Salí a dar una vuelta por mi barrio y me quedé sentada en un banco leyendo. Empecé a escuchar como alguien me llamaba “ts, ts”, yo no hice caso porque no sabía si era a mi pero lo volvió a repetir y esta vez miré. Era un tío apoyado en la pared de enfrente haciéndose una paja, solo se le veían los ojos. Pasé de él pero miré otra vez y ahí seguía, me levanté y me fui. Miré hacia atrás conforme caminaba y ya no estaba, volví acojonada a casa sin saber si me perseguía. No le pongo cara, me lo pueden presentar cualquier día como el amigo de alguien y por desgracia me caerá bien.

This post is also available in: Inglés