Nadie hizo nada

En el Parque del Retiro estirando después de correr por la mañana un hombre adulto me lanzó piropos, silbidos y frases sexuales hirientes. NADIE hizo nada. Yo sólo pude irme. Mucha impotencia y rabia.