Me hizo el típico gesto de “lamer y chupar”

Esperando en la parada del autobús se paró un coche pitando para llamar mi atención.
Cuando miré en su dirección, esperaba que fuera una persona que necesitará información, pero me hizo el típico gesto de “lamer y chupar” y cuando me puse en pie para recriminarle piso el acelerador y salió corriendo.