“Al verme se me insinuó de forma bastante desagradable”

Cambiando de búho un sábado por la noche que volvía de juerga me encontré con un señor que estaba meando, justo en el borde de la acera hacia la calzada, al verme se me insinuó de forma bastante desagradable.
Cuando le dije que iba a llamar a la policía, para ver que opinaban ellos, le faltó tiempo para salir corriendo.